title.site title.site

Viernes, 14 de junio de 2024

Medio Ambiente

SARGA adopta medidas para afrontar la crisis del COVID-19 y sus graves consecuencias, garantizando el empleo

El Consejo de Administración de la empresa pública SARGA, sobre la base de la intensa labor de análisis llevada a cabo por su equipo directivo, ha tomado medidas para evitar su desequilibrio patrimonial ante la difícil situación generada por la crisis del COVID-19. Las medidas se adoptan con el doble propósito de proteger los puestos de trabajo en el marco legal vigente y a su vez, a la propia compañía. Todo ello, con la finalidad además de cubrir con eficacia los servicios esenciales, respetar los encargos y contratos y garantizando en todo momento la mejor respuesta posible a lo solicitado desde Protección Civil en relación con la alerta sanitaria.

Tras la declaración del estado de alerta, SARGA adoptó todas las medidas necesarias para que, facilitando el teletrabajo y garantizando la seguridad de los trabajadores, quedase asegurada también la prestación de los servicios esenciales, incluyendo como tales los encomendados desde Protección Civil.

No obstante, el estado de alerta supuso la inmovilización de buena parte de los trabajadores en sus domicilios, entre otras numerosas razones, por no poder realizarse los desplazamientos habituales en vehículos de uso compartido. Esta circunstancia, sobre la que hubo una advertencia expresa de la Inspección de trabajo, provocó la paralización de muchos de los trabajos por los que SARGA factura en función de las unidades efectivamente ejecutadas conforme a las tarifas establecida siendo, en cualquier caso, una grave limitación para su desarrollo.

Tras considerar diferentes opciones, el Consejo de Administración ha adoptado las decisiones que, resultando posibles en el marco jurídico vigente y atendiendo a los objetivos mencionados, resultan menos lesivas para la compañía. Todo ello, sabiendo que los riesgos económico-financieros incluyen una elevada incertidumbre sobre el logro efectivo del reforzamiento financiero requerido, así como de las compensaciones o indemnizaciones que, conforme al marco legal del COVID-19, pudieran corresponderle a SARGA en su condición de empresa pública y que, en cualquier caso, se contemplan expresamente entre las medidas adoptadas.

El servicio de extinción de incendios forestales, declarado esencial y compuesto por 263 personas distribuidas por todo Aragón -101 personas en las cuadrillas helitransportadas, 101 en equipos terrestres y 61 conductores de autobombas-, han trabajado con regularidad desde el inicio del estado de alarma habiendo desarrollado sus tareas en régimen presencial (capataces, encargados, emisoristas), mixto (jefes de área) y teletrabajo (administración y resto de técnicos). Respecto al personal propiamente de extinción, las cuadrillas terrestres y helitransportadas y las autobombas, desde el inicio del estado de alarma hasta el miércoles 15 de abril han estado de localización. Las excepciones a esta localización han sido: tres salidas a extinción de incendios, la presencia en turnos en las bases helitransportadas y las colaboraciones con el 112 en tareas de desinfección.

Se ha determinado que las cuadrillas terrestres y helitransportadas que no estén involucradas en trabajos para el 112 retomen la actividad en los tajos de tratamientos silvícolas y así lo vienen haciendo desde el pasado miércoles, 15 de abril.

Por otro lado, el servicio de tratamientos silvícolas, que no tiene la consideración de esencial y en el que sus 344 integrantes han permanecido inmovilizados en sus domicilios conservando sus salarios, retoman la actividad una vez que la empresa puede garantizar su seguridad mediante la ampliación de la flota de vehículos para acceso a los tajos y la reorganización de su trabajo en turnos rotativos de mañana y tarde.

Las medidas adoptadas, sin afectar en ningún caso a la continuidad de los 1.154 trabajadores de la plantilla actual y garantizando su seguridad en el marco de la alerta sanitaria, también incumben al resto de las áreas de la empresa con el propósito de minimizar, en todo lo posible, el impacto tan desfavorable que el COVID-19 está teniendo, y va a tener, sobre la facturación de SARGA.

SARGA ha desinfectado 152 emplazamientos

El pasado miércoles 25 de marzo SARGA remitió al 112 y al CECOP, a través del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, la relación de los medios humanos y vehículos que podrían ponerse a disposición de la Comunidad Autónoma para la lucha contra la COVID19, un total de 253 integrantes del servicio de extinción de incendios.

El 112 centraliza las solicitudes de las Comarcas y encomienda las tareas a los diferentes organismos, en este caso a SARGA, en función de la tipología, los medios disponibles, las capacidades o la cercanía geográfica. Para cada tipo de actividad se establece un protocolo de prevención sanitario y otro de funcionamiento asegurando capacitación, logística organizativa  y disponibilidad de EPI’s y otros elementos necesarios.

La primera tipología de trabajos encargada por el 112 ha consistido en la desinfección de áreas públicas, viales, plazas y entornos similares en diferentes municipios. La metodología que se está empleando es el baldeo de superficies con una disolución de agua e hipoclorito sódico, aplicada mediante punta de lanza (autobomba) o con mochilas con pulverizador. La desinfección se realiza en cada municipio asignado aproximadamente cada 3 días, para garantizar su eficacia.

El número de núcleos de núcleos es los que SARGA ha trabajado es muy significativo, en Huesca se ha llegado a desinfectar 102 emplazamientos distintos (pueblos, pedanías, aldeas, etc.), 47 en Teruel y 3 en Zaragoza.

Hasta la fecha se ha actuado en 7 comarcas de las 3 provincias: Sierra de Albarracín, Alto Gállego, Cuencas Mineras, Ribagorza, Sobrarbe, Comunidad de Teruel y Zaragoza. Además, se han recibido solicitudes de Cinco Villas y se han ido sumando municipios de las mismas comarcas donde ya se ha trabajado. Para la realización de estos trabajos se han empleado 7 autobombas y más de 30 trabajadores entre conductores de autobomba y operarios de las cuadrillas de extinción de incendios.

Adicionalmente, SARGA colabora a requerimiento del 112 en el control y gestión logística del Almacén centralizado en PLAZA destinado a la recepción, almacenamiento y distribución de material de protección y sanitario para la emergencia SARS-COV-2, intermediando entre el 112 y la empresa privada Transportes Carreras, encargada del transporte y propietaria del Almacén.  Hay 12 personas de distintos departamentos de la empresa SARGA trabajando en este cometido.