title.site title.site

Domingo, 4 de diciembre de 2022

Medio Ambiente

Los trabajos de restauración del incendio del Moncayo comenzarán en cuanto se dé por extinguido

Diego Bayona ha recorrido la zona siniestrada por el incendio forestal de Añón de Moncayo para valorar los daños y poner en marcha el plan de recuperación forestal lo antes posible

El operativo INFOAR colaborará con los ayuntamientos en las tareas de limpieza de las zonas de mayor urgencia

Bayona en la zona del Santuario de la Misericordia de Borja.
Bayona en la zona del Santuario de la Misericordia de Borja.

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Diego Bayona, ha visitado algunas de las localidades más afectadas por el incendio forestal de Añón del Moncayo, declarado este pasado 13 de agosto. Durante su visita, ha tenido la oportunidad de hablar con alguno de los alcaldes y vecinos, intercambiando impresiones sobre el estado en el que han quedado los alrededores de los municipios y cómo avanzar en su restitución lo antes posible.

Bayona, consciente del gran trabajo que tienen estas localidades y sus habitantes por delante para recuperar un entorno similar al anterior del incendio, se ha ofrecido a “que las brigadas forestales colaboren en tareas necesarias y urgentes para recuperar lo antes posible los entornos naturales de las poblaciones afectadas”, y ha añadido que “un incendio forestal es una tragedia para la gente que habita en la zona, por eso recuperar la normalidad tras una emergencia así debe ser cosa de todos”.

Bayona, empezar los trabajos cuanto antes

Bayona, el INFOAR a disposición en las tareas de limpieza

Una vez definidos los trabajos de restauración, el director general ha informado que se convocará a todos los alcaldes de los municipios afectados para explicar los trabajos de restauración y recabar sus propuestas.

Desde el Gobierno de Aragón se estudian las actuaciones a acometer para que las diferentes zonas afectadas por el incendio forestal puedan recuperar su entorno lo antes posible. Estas actuaciones, como la extracción de la madera quemada, tratamientos de ayuda a la regeneración, repoblaciones forestales, mejoras de las infraestructuras en los montes o construcción de diques de retención o acordonamientos de restos vegetales, servirán para reducir el impacto visual en estas zonas, reducir al máximo los procesos erosivos y ayudar a que la regeneración sea lo más rápida posible. El objetivo final de este trabajo es que estas zonas vuelvan a recuperar su paisaje inicial en el menor tiempo posible.

Bayona, sobre los trabajos de recuperación

El incendio de Añón de Moncayo

Este es el último Gran Incendio Forestal (GIF) sufrido en Aragón en este verano. Declarado el 13 de agosto, afectó a los términos municipales de Añón del Moncayo, Alcalá del Moncayo, Trasmoz, Vera del Moncayo, Ambel, Bulbuente, El Buste y El Santuario de Misericordia en Borja. Su población tuvo que ser desalojada por el peligro que entrañaba el incendio forestal y el humo, y localidades como Añón, Alcalá, Vera del Moncayo o El Santuario de la Misericordia se vieron seriamente amenazadas por las llamas, sufriendo afecciones puntuales en distintas infraestructuras e, incluso, en residencias aisladas.

Las causas del incendio todavía están en investigación y el número final de hectáreas afectadas por valorar ― de momento la primera estimación obtenida a través del satélite COPERNICUS las cifra en algo más de 6.000 hectáreas. De momento, el incendio se encuentra controlado y todavía no se ha dado por extinguido puesto que sigue habiendo pequeñas reproducciones por la zona.

El operativo aragonés INFOAR dirigió y coordinó las tareas de extinción del incendio de Añón, empleando para ello a más de 769 personas entre brigadas forestales, Agentes para la Protección de la Naturaleza (APNs), personal técnico y de logística. Además, otros cuerpos de emergencia aragoneses tuvieron una importante participación en las tareas de extinción, destacando entre ellas las actuaciones dirigidas a la protección de las poblaciones, como los cuerpos de bomberos de las Diputaciones Provinciales de Zaragoza y Huesca y del Ayuntamiento de Zaragoza, Voluntarios de Protección Civil-112, Guardia Civil y Cruz Roja. Asimismo, Aragón recibió numerosos efectivos de Castilla León, Castilla la Mancha, Navarra y La Rioja para luchar contra el fuego, así como medios de refuerzo del Ministerio con las BRIF y los medios aéreos y la Unidad Militar de Emergencias (UME), destacándose la exitosa coordinación realizada sobre todos ellos a través de la dirección operativa del Puesto de Mando Avanzado. El Gobierno de Aragón agradece la labor de todos estos operativos de emergencias, tanto como a todos los voluntarios que ayudaron a acomodar a la gente desplazada, así como a los vecinos y agricultores que pusieron sus recursos al servicio de la extinción de este incendio.