title.site title.site

Viernes, 24 de mayo de 2024

Investigación y Ciencia

La asociación francesa de criadores de raza Bruna visita la Garcipollera

Un grupo de treinta ganaderos han podido comprobar de primera mano el trabajo de mejora llevado a cabo en la raza Parda de Montaña, así como con las otras razas de ganado vacuno y ovino presentes en la finca experimental del CITA

Foto de grupo tras la visita a la finca experimental.
Foto de grupo tras la visita a la finca experimental.CITA

Un grupo de treinta ganaderos franceses criadores de raza Bruna han visitado esta semana la Finca Experimental La Garcipollera, del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). En ella han podido comprobar de primera mano el trabajo de mejora llevado a cabo en la raza Parda de Montaña, así como con las otras razas de ganado vacuno y ovino presentes en la finca.

El Sindicato Pyrénées Brune, organizador de la visita, agrupa a ganaderos de raza Parda del sur de Francia, que en esta ocasión estaban acompañados por ganaderos de diversas regiones francesas. Esta raza, originaria de Suiza, es la segunda raza en producción lechera tanto a nivel mundial como en Francia y España, fruto de una cuidada selección genética y hoy también genómica. 

Esta raza estuvo ampliamente distribuida en el Pirineo español hasta el abandono del ordeño a finales de los años 90, y con el cambio de orientación hacia la producción de carne se inició un proceso de selección que culminó con el reconocimiento de la raza Parda de Montaña como raza en 2002, y posteriormente su consideración como raza autóctona española. Los ganaderos franceses han podido conocer las similitudes y diferencias entre ambas razas y su manejo, así como los programas de mejora aplicados y sus resultados.

Uno de los fines que se persigue desde hace treinta años en la Finca Experimental de la Garcipollera es el estudio de los sistemas de producción de vacuno y ovino de carne de Aragón, a través de la caracterización zootécnica, preservación y mejora de diversas razas aragonesas. Esta labor se lleva a cabo mediante proyectos de investigación, en los que se ha emprendido la caracterización de los animales de estas razas y de las repercusiones de diversas pautas de manejo sobre su productividad y la calidad de sus productos, que se desarrollan en colaboración con las distintas asociaciones de criadores de Aragón. 

En el caso del ganado vacuno se dispone de 200 vacas de las razas Parda de Montaña y Pirenaica, que constituyen un banco de germoplasma de gran valor por ser animales de características raciales bien definidas, de orígenes geográficos diversos por la incorporación de genética externa, y en un óptimo estado sanitario. La mejora generada en la Finca difunde mediante venta directa en la propia explotación, en subastas autonómicas y nacionales, así mediante la provisión de novillas y sementales a los centros de recría, para participar en los programas de testaje. De manera habitual se participa en ferias y exposiciones, y se da soporte técnico a las asociaciones de criadores de las distintas razas.