title.site title.site

Domingo, 21 de abril de 2024

Investigación y Ciencia

Los presupuestos de Ciencia consolidan la senda creciente en Universidad e I+D+i y refuerzan la inversión en transformación digital

Las cuentas suben hasta los 320,9 millones con una apuesta firme por la educación superior y el fondo de investigación, que crece un 14%. La mejora de la conectividad, la ciberseguridad y la evolución al cloud son otras de las prioridades

El consejero de Hacienda ha defendido las cuentas en sustitución de la responsable de Ciencia y Universidad, Maru Díaz.
El consejero de Hacienda ha defendido las cuentas en sustitución de la responsable de Ciencia y Universidad, Maru Díaz.

Los presupuestos del Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento para 2023 consolidan su senda creciente, con un 6% de incremento, en la apuesta del Ejecutivo autonómico por virar el modelo productivo hacia una economía y sociedad más basadas en el conocimiento. Tras cuatro años de cuentas expansivas, la inversión en educación superior, en investigación y en digitalización ha crecido hasta los 320,9 millones, un 31% más, y supone casi 76 millones más que en 2019.

Así lo ha puesto de manifiesto hoy el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, que ha sido el encargado de defender las cuentas del Departamento en el parlamento autonómico debido a la baja de maternidad de la consejera Maru Díaz. Unos presupuestos, ha dicho, “que ponen la educación superior pública en el centro, que apuestan por la investigación como vector de crecimiento económico, pero también como eje en torno al que construir un nuevo modelo productivo, mucho más digital”. “La revolución tecnológica ya es un hecho, y Aragón estará preparada para lo que viene”, ha destacado.

Según ha explicado, este aumento inversor se refleja en el llamado Fondo de I+D+i, que vuelve a crecer por encima del 14% respecto a 2022 y un 40% respecto al inicio de legislatura, y supera ya los 200 millones de euros en un esfuerzo transversal de todo el Gobierno autonómico.

Para seguir dignificando la carrera investigadora y la puerta de entrada a la misma, sube el presupuesto de las ayudas para los grupos de investigación –un 66%, hasta los 10 millones de euros- y para la contratación de investigadores predoctorales en formación por parte de los centros -7 millones-.

Además, este próximo año se pondrán en marcha dos nuevas convocatorias para el apoyo a los centros de excelencia de Aragón –de cara a tener una candidatura más sólida para las convocatorias nacionales de Severo Ochoa y María de Maeztu- y otra, en concurrencia competitiva, para financiar infraestructuras y equipamiento científico.

Por su parte, los Institutos Universitarios de Investigación recibirán casi dos millones de euros para fomentar la calidad y la excelencia de la actividad investigadora en el campus público. En esta línea de ayudas, dos Instalaciones Científico Singulares, como son el Laboratorio de Microscopías Avanzadas (LMA) y el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI), donde está alojado el supercomputador Caesaraugusta, contarán con apoyo económico: 900.000 y 50.000 euros, respectivamente.

El plan complementario de I+D+i de Biotecnología aplicada a la salud, el quinto logrado por la Comunidad Autónoma en un proceso competitivo en el que Aragón ha conseguido ser líder, movilizará casi medio millón de euros a la Universidad de Zaragoza, el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón.

Asimismo, desde la Dirección General de Investigación se seguirá contribuyendo económicamente al Centro de Innovación Gastronómica de Huesca, que abrirá sus puertas en próximas fechas, con una subvención de 30.000 euros. Y los premios Aragón Investiga, que convoca el Departamento y que reconocen la labor y trayectoria investigadora de entidades, profesionales y jóvenes, recuperan su dotación económica.

Por otro lado, el compromiso por la educación superior se materializa en una transferencia histórica para la Universidad de Zaragoza, que recibirá 210,2 millones. Son 16 millones más que este año, que permitirán cubrir ya el 97,3% de los gastos ordinarios del campus público, y se financiará un plan de inversiones por valor de 12 millones para culminar, entre otras actuaciones, la reforma de Filosofía y Letras e iniciar el acondicionamiento de la Facultad de Medicina, así como actuaciones por valor de un millón para lograr una universidad más abierta, amable y sostenible. Además, se han previsto 7 millones de euros para las subidas salariales del personal.

El Departamento sigue apostando además por la universalización en el acceso a la educación superior, manteniendo las becas en su máximo histórico. No en vano, este curso 2022/2023 las convocatorias autonómicas de becas han batido un nuevo récord, con 3,99 millones de euros, y se han implantado rebajas de tasas, tanto para grado como para másteres habilitantes y no habilitantes, por tercer año consecutivo.

Las cuentas recogen también el apoyo del Departamento a la descentralización de la universidad y la vertebración territorial, con una inversión de 700.000 euros para la implantación de nuevas titulaciones y mejora de la calidad en la Escuela Universitaria Politécnica de la Almunia de Doña Godina, y algo más de 370.000 euros como contribución al sostenimiento de los centros de la UNED en Barbastro, Calatayud, Teruel y Alcañiz.

Acorde al momento que vivimos, los presupuestos suponen un revulsivo para la transformación digital de la Comunidad. No en vano, los fondos destinados a sociedad de la información, conectividad, telecomunicaciones, ciberseguridad y cloud crecen en 15 millones de euros, hasta los 32 millones.

Solo en mejora de la conectividad se invertirán más de 12 millones de euros en tres actuaciones fundamentalmente: extensión de la banda ancha ultrarrápida a través del programa autonómico ConectAragón en todo el territorio, polígonos y áreas industriales del medio rural, y dotación de internet a un gigabit en 300 centros educativos, sanitarios, asistenciales y administrativos de las tres provincias.

Además de eliminar la brecha digital en el territorio, se trabajará también por reducirla en la ciudadanía. Para ello, se han presupuestado 4,2 millones para la capacitación digital a través de un programa con el que se espera llega a unas 20.000 personas.

La implantación de la administración electrónica y la mejora de los servicios públicos en el marco del Plan Estratégico de Servicios Digitales contará con una partida de 9 millones, en la que también se incluyen actuaciones en materia de ciberseguridad, plataforma de gobernanza de datos o protección de los mismos.

Otros 3,7 millones irán destinados al fomento de la sociedad de la información, a través de medidas en torno a los datos abiertos, territorios inteligentes, ayudas al software libre y para la incorporación de las pymes a la economía digital, red de telecentros...

La ciberseguridad será otra área de inversión prioritaria para Aragonesa de Servicios Telemáticos que, en un momento de transformación como el que afrontamos, incrementa su presupuesto en un 62%, pasando a gestionar 26,4 millones en 2023. En este sentido, se han consignado 2 millones para la creación de un Centro de Seguridad (SOC) propio y su integración en la Red nacional.

Además, y de forma paralela a la aprobación de la ley de implantación y desarrollo de las tecnologías cloud en Aragón, se han reservado 3,3 millones para la mejora de los centros de procesamiento de datos del Gobierno y su adecuación para empezar la evolución hacia un modelo de nube híbrida.

Por último, la construcción de nuevos centros de telecomunicaciones y la finalización del despliegue de la futura Red Digital de Emergencias de Aragón, que conectará todos los servicios de seguridad y emergencias autonómicos, supondrá una inversión de 4,8 millones a lo largo del próximo ejercicio.

Los presupuestos de 2023 consolidan también las aportaciones para el Instituto Tecnológico de Aragón y para el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). Por un lado, ITAINNOVA contará con unas cuentas por valor de 18,2 millones, tras haber incrementado su nivel de autofinanciación al 82% gracias a un crecimiento del 16% en operaciones con empresas y un 45% los ingresos procedentes de financiación pública competitiva.

El próximo año estará inmerso en el desarrollo de tres planes complementarios 

–Hidrógeno, Materiales Avanzados y Física de Altas Energías-, además de poner en marcha un nuevo programa ‘Industrial Ville’, con escolares en el metaverso, y seguir impulsando el AragónDIH, los bonos tecnológicos y el acompañamiento a pymes, así como la participación en las Misiones de la Ciencia y la Tecnología.

Como principales inversiones, destaca la puesta en marcha del laboratorio de control y regulación de energías renovables y del Digital Imagination Center, así como la adquisición de una plataforma móvil de 40 toneladas con sistema de tracción por hidrógeno.

El CITA, por su parte, manejará un presupuesto de 17 millones, un 0,7% más que el año anterior con un incremento acumulado desde 2020 del 20%. Para 2023, ha previsto una dotación de 7,5 millones para el desarrollo de proyectos de investigación agroalimentaria.

La gestión eficiente del centro ha generado un incremento de los ingresos de la actividad –el despliegue de la oferta tecnológica supone ya unos ingresos de 1,5 millones- y ha permitido también captar más fondos, hasta cinco millones del Ministerio de Ciencia y de la Unión Europea, entre ellos, los relativos al plan complementario de I+D+i Agroalnext para la transformación verde del sistema agroalimentario.

Por último, el Centro de Estudios de Física del Cosmos, responsable del Observatorio Astrofísico de Javalambre y de Galáctica, el centro de divulgación de la astronomía de Arcos de las Salinas, gestionará 4,7 millones.