title.site title.site

Miércoles, 7 de diciembre de 2022

ServiciosSociales

Broto: “Queremos que el Plan del Mayor, con su modelo de atención centrada en la persona, llegue a todo el territorio aragonés”

La consejera de Ciudadanía ha visitado la residencia Santa María de Cabañas de La Almunia que ha implementado medidas para fomentar este modelo

El centro cuenta con una nueva sala multisensorial y trabaja en la eliminación de sujeciones

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha señalado hoy que el Gobierno de Aragón está trabajando para que “el Plan del Mayor, con su modelo de gestión centrada en la persona, llegue a todo el territorio aragonés”.

Así lo ha manifestado en su visita a la residencia Santa María de Cabañas de La Almunia de Doña Godina, un centro gestionado por un consorcio del que forman parte el Ayuntamiento de la localidad y la Parroquia.

Broto La Almunia1

Broto La Almuna2

La consejera ha estado acompañada en la visita por el director de la residencia, Alejandro García; la alcaldesa de La Almunia, Marta Gracia, y la presidenta de la Comarca de Valdejalón, Marta Gimeno, entre otras autoridades.

“El Plan del Mayor es uno de los ejes prioritarios de actuación del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) para los próximos años y su objetivo principal es cubrir las diferentes necesidades que tienen estas personas en esta etapa de la vida, vivan donde vivan y sean cuales sean sus capacidades”, ha asegurado la consejera.

Este Plan del Mayor, ha añadido, no solo se desarrollará en los centros propios del IASS, sino que gracias a los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ha permitido llevar a cabo varias convocatorias de subvenciones por valor de 13 millones de euros para centros de mayores dependientes de entidades locales y sociales y que cuentan con plazas concertadas.

En concreto, la residencia Santa María de Cabañas recibió algo más 20.000 euros de subvención de los Fondos Next Generation y el proyecto ha tenido un presupuesto global de 33.000 euros.

La atención centrada en la persona, el eje que marca el diseño de este programa es, precisamente, la línea de trabajo que se está siguiendo en la residencia Santa María de Cabañas. Para ello, ha explicado su director, “el modelo que se aplica es que los mayores sean, realmente, quienes ejerzan el control sobre los asuntos que les afectan, potenciando así su autonomía y autodeterminación”.

De esta forma, el pasado año el centro realizó una inversión para crear una sala de estimulación multisensorial y adquirir “camas fondo o Alzheimer”. El objetivo principal es crear espacios seguros, cálidos y accesibles consiguiendo un mayor bienestar reparador.

Junto a estas medidas, se combinan terapias farmacológicas con terapias no farmacológicas para retrasar el deterioro y mejorar la calidad de vida de los residentes.

Asimismo, el uso de elementos y entornos multisensoriales como herramienta terapéutica permite mejorar el estado emocional y conductual de los mayores y supone un apoyo a la medicación y la disminución del uso de medidas de contención físicas (cinturones y barandillas) y químicas.

Todo ello se completa con la programación de actividades para los residentes que pretenden evitar los sentimientos de frustración e inseguridad, así como el aislamiento, desconexión de la realidad u alteraciones conductuales. Este plan de trabajo ha permitido cambiar las características del centro, destruyendo barreras que impidan la autonomía y el bienestar de las personas, reduciendo las limitaciones y contribuir a compensar la evolución de la enfermedad.

En concreto, la adquisición de estas camas especiales evitará lesiones y caídas, y mejorará la movilidad, facilitando el cambio postural y un periodo más largo de descanso, mejorando la conciliación del sueño, principalmente.

Siguiendo con el mismo objetivo principal, la implantación de la sala multisensorial, permite trabajar con los residentes que presentan un deterioro más grave, una agitación de conducta, provocándoles estimulación acorde a sus necesidades, a través de proyecciones de escenas y estimulación táctil, sonora, olfativa y visual, cambios de comportamiento favoreciendo así una estancia más relajada y favorecedora a su estancia en el día a día en el centro.

Para ello, se ha utilizado la tecnología LUMINEA que permite la estimulación nombrada anteriormente, y cuyos objetivos son: crear un ambiente accesible, seguro y relajado adaptado a las capacidades e intereses de cada residente; potenciar interacciones a nivel primario dentro del mundo de las sensaciones y el movimiento mediante el uso de elementos interactivos que recreen estimulaciones básicas, cercanas y significativas, y crear zonas de terapia donde puedan intervenir diferentes profesionales.