title.site title.site

Miércoles, 28 de septiembre de 2022

Hacienda

El aumento de las entregas a cuenta y de la tasa de referencia permiten a Aragón seguir atendiendo los retos de la recuperación económica y la protección social

El Consejo de Política Fiscal y Financiera incrementa los recursos del sistema de financiación autonómica un 25%, hasta los 4.429 millones y aumenta la tasa de referencia al  0,3%

Las dos cifras suponen alrededor del 70% del techo de gasto de Aragón y son cruciales para poder elaborar los presupuestos de 2023

El incremento de los recursos que el Estado destina a Aragón a través de las entregas a cuenta y de la tasa de referencia, comunicados hoy en el transcurso del consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que se ha celebrado hoy en Madrid, permitirá a Aragón diseñar un presupuesto para 2023 capaz de afrontar el reto de la reactivación económica y de seguir buscando una salida solidaria de la crisis para sus ciudadanos.

El consejero de Hacienda y Administración Púbica, Carlos Pérez Anadón, que ha participado en esta sesión de CPFF, primera presencial desde el estallido de la pandemia, ya había expresado la necesidad de que el Gobierno de España garantizara la sostenibilidad de las cuentas públicas aragonesas para no exponer a la Comunidad a una situación de vulnerabilidad, en la misma línea de lo expresado por la Airef.

Así, el CPFF ha notificado el incremento de un 25% de los recursos del sistema de financiación autonómica que recibirá Aragón en 2023, alcanzando los 4.429 millones. Se trata de 879 millones más que este año, que ya había experimentado un crecimiento de las entregas a cuenta respecto del ejercicio anterior.

Esta cantidad forma parte de los 134.000 millones de euros que se reparten entre todas autonomías.

Asimismo, la tasa de referencia, que se aplica al estar suspendidas las reglas fiscales y marca el nivel de endeudamiento que se permite a las autonomías se ha fijado en el 0,3% y supone dos décimas más (en torno a 80 millones) respecto a lo señalado en el informe de estabilidad que el Gobierno de España envió a Bruselas en abril. Este índice representa, no obstante, la mitad del fijado para el presente ejercicio y demuestra la paulatina vuelta a la normalidad en materia de capacidad de endeudamiento de las autonomías, en función de lo que marca el Gobierno de España y la Unión Europea.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha adelantado además que el próximo año será el último que se funcionará con el suspenso de las reglas de estabilidad.

Estas dos magnitudes que Aragón recibe del Estado, (tanto las entregas a cuenta como la capacidad de endeudamiento) suponen el 70% del techo de gasto del presupuesto, por lo que la sesión del CPFF de hoy es crucial para poder elaborar las cuentas de Aragón para 2023 con cifras ciertas.

Pérez Anadón no ocultaba en la sesión del CPFF las preocupaciones y problemas que afrontan todas las comunidades, pero reconocía: ”Sería mucho peor la situación de los territorios y la profundidad de la crisis sin las políticas que ha desarrollado el Gobierno de España y las ayudas que han recibido las empresas”, citando expresamente los Ertes. De la misma manera ha añadido que esto apoyos directos han permitido a los gobiernos autónomos ocuparse de problemas estructurales en Sanidad, Educación y Servicios Sociales.

Los incrementos previstos evidencian además del extraordinario esfuerzo que realizan las autonomías en su papel de prestador de los servicios públicos básicos, las incertidumbres y los perjuicios que la guerra de Ucrania y el encarecimiento de la energía suman a los efectos económicos y sociales de la pandemia.

La necesidad de abordar la reforma del Sistema de Financiación Autonómico ha sobrevolado también por la reunión del consejo, aunque como mera expectativa de las comunidades, que saben que debe avanzarse para alcanzar posiciones de consenso.

Impuesto medioambiental sobre los residuos

El CPFF ha abordado también la gestión del impuesto sobre depósito de residuos en vertederos, la incineración y la coincineración de residuos. Se trata de un impuesto ya aprobado, cuya recaudación se cederá íntegra a las autonomías.

Como todos los impuestos medioambientales trata de reconducir los hábitos y corregir comportamientos medioambientales lesivos.

La concreción del mismo se trabajará entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas durante el próximo ejercicio en las comisiones mixtas de transferencias.

  • Vídeo de la rueda de prensa: