title.site title.site

Martes, 4 de octubre de 2022

Patrimonio y Organización

La Junta de Herencias del Gobierno de Aragón reparte 1,3 millones entre 64 proyectos de entidades sociales de la comunidad autónoma.


Como el año pasado, han tenido preferencia las acciones que pretenden hacer frente a las necesidades que ha generado la Covid

Desde Patrimonio y Organización se  destaca que esta práctica permite otorgar el mayor “reconocimiento”  a los bienes de los fallecidos sin herederos

_MG_3233_Foto_Luis_Correas
Imagen de una de las fachadas del edificio Pignatelli, sede del Gobierno de AragónLuis Correas

Un total de 64 proyectos sociales gestionados por entidades sin ánimo de lucro recibirá 1,3 millones procedentes del último reparto efectuado por la Junta de Herencias del Gobierno de Aragón. Esta práctica, regulada por un decreto del Ejecutivo autonómico, permite al tejido social dar continuidad o poner en marcha diferentes iniciativas que buscan el beneficio de los sectores más vulnerables.

La Junta de Herencias del Gobierno de Aragón, presidida por la directora general de Patrimonio y Organización, Marta Aparicio, determinó el pasado jueves el reparto del patrimonio acumulado procedente de la sucesión legal de distintos ciudadanos que fallecieron sin herederos con derecho sobre sus bienes.

Del total acumulado, 278.961 euros se destinarán a 20 proyectos vinculados con las necesidades que ha generado la pandemia de la Covid, igual que se hizo en el último reparto de 2021. El resto de la cifra objeto del reparto, 1.041.997 euros, se distribuirá entre 44 iniciativas de diversa índole, aunque mayoritariamente el perfil de las organizaciones tiene que ver con el trabajo en el ámbito de la discapacidad, la salud mental o las personas en riesgo de exclusión.

El reparto de la Junta de Herencias, integrada por el consejero de Hacienda y Administración Pública, la directora general de Patrimonio y Organización, los secretarios generales técnicos de Sanidad y Ciudadanía, la directora gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, la directora general de Patrimonio Cultural, la interventora general y la directora general de los servicios jurídicos, supone el fin de un largo camino de investigación hasta concluir que el Gobierno de Aragón es el heredero legal de los bienes de las personas que fallecieron sin herederos directos. Se trata siempre de un proceso lento en el que se actúa con todas las garantías y seguridad jurídica.

El mejor reconocimiento al patrimonio de los fallecidos

Una vez que las cuentas de los finados o sus bienes, convertidos en dinero a través de subastas públicas, alcanza una cantidad en torno al millón de euros se procede al reparto, porque “es mucho más operativo para las asociaciones“, que ir repartiendo cifras más pequeñas, explica la directora general de Patrimonio y Organización, Marta Aparicio, quien asegura que las cifras que maneja “no son muy elevadas y no sirven por sí mismas para resolver de raíz los problemas, pero sin duda suponen una ayuda y es el mejor reconocimiento que podemos hacer al patrimonio de los fallecidos sin descendientes, porque repercute de manera directa en la sociedad”.

Por eso, el reparto que se hace en la Junta de Herencias se somete al criterio se “distintas miradas” que tienen una estrecha relación con el tejido social. “Intentamos ser justos y equilibrados”, asevera Aparicio. Aun así, a esta convocatoria de reparto se presentaron 143 proyectos, de los que 64 contarán con ayuda dineraria.

Las entidades beneficiarias deberán posteriormente justificar ante el Gobierno de Aragón cómo han invertido las subvenciones.

En junio de 2021 se realizó la última reunión de la Junta de Herencias, que adjudicó 1,1 millones para el desarrollo de 51 proyectos. Desde 2021 las entidades sociales han recibido por este mecanismo alrededor de 12,6 millones de euros.