title.site title.site

Viernes, 14 de junio de 2024

Relaciones Institucionales

El Gobierno de Aragón presenta un plan de concordia “para todas las víctimas”

El proyecto expuesto por la consejera de Presidencia, Tomasa Hernández, incluye a los afectados por el terrorismo y mantendrá las exhumaciones

La consejera Tomasa Hernández presenta en las Cortes el Plan de Concordia Democrática.
La consejera Tomasa Hernández presenta en las Cortes el Plan de Concordia Democrática.Fabián Simón

La consejera de Presidencia, Interior y Cultura, Tomasa Hernández, ha comparecido este jueves en las Cortes de Aragón para presentar el plan de Concordia Democrática, un proyecto que tiene como objetivo “unir a los aragoneses" en torno a la Constitución española. "Lo que quiere hacer este Gobierno con el Plan que ahora presento es incluir a todos", ha enfatizado la titular del departamento.

La iniciativa trata de unir a todos a los aragoneses en torno a la Constitución española para que, cuando esta cumpla 50 años, “podamos manifestar con orgullo que se encuentra con vigorosa vigencia y fortaleza”.

La Constitución de 1978 fue el resultado de un generoso proceso resultante de un cambio de régimen del estado, y supuso la consagración definitiva por primera vez en España de un régimen democrático de pleno derecho y de consenso entre todas las fuerzas políticas. “Gracias a ese consenso, a ese espíritu de concordia, la Constitución está a punto de cumplir 45 años de vigencia y se dirige diligente hacia los 50 años, pese a los ataques y menosprecios que por desgracia está sufriendo últimamente”.

La idea es fortalecer los valores superiores de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político. “La experiencia de periodos anteriores de nuestra historia demostró la importancia de afrontar el futuro basándose en la concordia y en la convivencia entre españoles, superando desencuentros anteriores en aras a mantener la paz”, ha explicado la consejera.

El mantenimiento y fortalecimiento de la concordia y convivencia es el marco donde se sustenta el Plan Estratégico para la Concordia Democrática. Los seres humanos, ha proseguido, “tienen dignidad por el hecho de serlo y las creencias que cada uno tenga no deben afectar a su dignidad y consideración”.

La Constitución española de 1978 es el referente de democracia plena y consenso en España, y no es aceptable en este ámbito ningún tipo de intervención ideológica, sino tan solo buscar “lo que nos une y no lo que nos separa”. En este sentido, la consejera ha recordado que hay víctimas "en nuestro pasado" y es de especial necesidad "proteger la dignidad de todas las víctimas de ese pasado". 

Ese es uno de los objetivos principales de este Plan. Porque no solo hay víctimas previas a la Constitución. También hay víctimas fruto de la intransigencia dentro del periodo constitucional, una vez asentada la democracia, que también merecen el recuerdo y no olvido de que son efectivamente víctimas”, ha subrayado Hernández refiriéndose también a las víctimas del terrorismo antes de incidir en que preservar su recuerdo “es una obligación moral de cualquier demócrata”, pero es necesario hacerlo “eliminando cualquier atisbo de manipulación, interpretación o imposición ideológica por parte de nadie”.

Hoja de ruta

Este Plan encuentra su primer fundamento en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948. 

La Constitución de 1978, pilar de nuestra democracia, “nació de la generosidad de todos los actores implicados, superando todo tipo de vicisitudes en favor de la consolidación de un Estado de Derecho que asegurase el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular", y supuso, por tanto, el hecho histórico clave para el proceso de implantación efectiva en España de una democracia plena basada en el consenso de todos los grupos políticos, ratificando la voluntad expresada en los años anteriores de encarar el futuro con generosidad, en contraposición a experiencias anteriores que no lograron el necesario consenso político de todas las ideologías políticas.

Durante el periodo constitucional, ha afirmado la titular de Presidencia, “determinados movimientos terroristas han tratado de quebrar los principios democráticos y los valores que consagra la Constitución española, símbolo de la unidad y la concordia entre españoles. El terrorismo ha sembrado el dolor y la muerte a lo largo de nuestra historia democrática, y Aragón también ha pagado un alto tributo con vidas”.

El Parlamento Europeo tiene declarado que un parlamento no puede legislar sobre el pasado, y que ninguna institución o partido político tiene el monopolio de la interpretación de la Historia ni puede pretender que su interpretación sea objetiva, de ahí que las iniciativas legislativas que tratan de imponer un relato no pueden servir de base para el Plan.

"Preservar un espacio de concordia a partir del recuerdo del pasado y del más riguroso conocimiento histórico, sin imposiciones, es el modo más firme de alimentar nuestra democracia de los principios éticos y morales que la fortalecerán frente a los discursos de la exclusión y la intolerancia, de asegurar en definitiva nuestro futuro de convivencia y paz", ha segurado Hernández, que considera "imprescindible" en ese sentido "recordar y homenajear las vidas y las experiencias de aquellas personas que se esforzaron y se siguen esforzando por conseguir y defender en Aragón un régimen democrático a lo largo de la historia.

Los ejes

Para la consecución de los fines señalados, el Plan sigue los siguientes ejes de actuación, que sirven de referencia para el diseño de actuaciones concretas:

-Eje 1. Derechos Humanos y valores democráticos: igualdad, libertad y diversidad ideológica a través de la difusión de estos valores en la sociedad.

-Eje 2. Dignidad de las víctimas de violencia: a través del mantenimiento de actuaciones en materia de identificación y exhumación, así como el debido recuerdo de su condición de víctimas.

-Eje 3.  Comprensión del pasado para la mejora del respeto y la convivencia entre libres e iguales: bajo la premisa del deber de recordar como herramienta para una coexistencia serena.

Para concluir, la consejera de Presidencia ha invitado a todos a participar en el Plan "porque nuestra Constitución española lo merece; porque los aragoneses de hoy lo merecen; y, sobre todo y por encima de todo, porque los aragoneses que fueron, han sido y son víctimas de violencia por razones ideológicas merecen recibir el digno reconocimiento a su figura".