title.site title.site

Miércoles, 7 de diciembre de 2022

Investigación y Tecnología

Aragón busca empresas que puedan desarrollar el servicio de telerrehabilitación para Europa

El proyecto ROSIA, que lidera el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, contempla invertir 3,9 millones en el desarrollo de los servicios de tele-rehabilitación del futuro

La adquisición del servicio se hará a través de una compra pública pre-comercial, de la que ya se ha lanzado convocatoria

Aragón busca empresas innovadoras que sean capaces de co-diseñar y co-desarrollar servicios de telerrehabilitación en Europa para zonas remotas apoyados en tecnologías de vanguardia, que permitan integrar servicios sanitarios, sociales, comunitarios y el autocuidado. El Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud impulsa esta revolución sanitaria a través del proyecto ROSIA, que arrancó en 2021 y del que acaba de abrir la licitación, que se ha formulado a través de un proceso de compra pública precomercial.

Hasta el 30 de junio es posible presentar candidaturas al proyecto, que tiene un presupuesto de 3,9 millones de euros y que aspira a dar solución a los problemas actuales y futuros de las zonas rurales y poco pobladas de la Unión Europea.

Según Eurostat, el 28% de la población europea vive en zonas rurales, donde el porcentaje de vecinos de mayor edad es considerablemente superior al de las urbes. Esta situación, que se repite en todos los países de la Unión Europea -incluido España- representa un desafío para el sistema sanitario, que tiene que establecer nuevas formas de atender a una población más envejecida, dispersa y, generalmente, con enfermedades crónicas.

De ahí la importancia de ROSIA y de que hayan sido los propios sistemas sanitarios los que hayan impulsado el proyecto. Desde España, es el IACS quien capitanea esta iniciativa, con el apoyo del Servicio Aragonés de Salud. Pero también cuenta con el Centro Hospitalario Universitario de Coimbra, de Portugal, y el Hospital Nacional de Rehabilitación, en Irlanda, que participan en el diseño y adquisición de este nuevo modelo y en cuyas zonas de influencia se empezará a implantar en 2025 el sistema resultante de ROSIA. En base al éxito del mismo, podrá escalarse a otros servicio de salud de toda Europa.

Debido al amplio alcance de los requisitos de la convocatoria, los licitadores deberán crear consorcios y realizar las propuestas de forma conjunta. En la página web del proyecto está disponible una herramienta de matchmaking tool, precisamente para este propósito.

La apertura de los sobres está prevista el día 2 de julio, y el 19 de octubre se anunciarán los cinco licitadores que pasarán a la primera fase competitiva de diseño. Entre octubre y febrero de 2023, desarrollarán propuestas de modelos de ecosistemas que integren tendencias tecnológicas, de salud y comunitarias. El presupuesto total de esta fase es de 100.000 euros (incluyendo el 21% de IVA). Está previsto que tres de los consorcios pasen a la fase de desarrollo (prototipado), valorada en 900.000 euros, y que será llevada a cabo entre marzo de 2023 y enero de 2024.

Como mínimo, dos equipos licitadores pasarán a la fase de validación, en la que se implementarán, probarán y validarán sus propuestas en el sistema público de salud, incluyendo la práctica clínica y la incorporación de dispositivos de telerrehabilitación en un entorno real. Esta última etapa durará 14 meses, de marzo de 2024 a mayo de 2025, y contará con un presupuesto de 2,9 millones de euros. Los programas pilotos serán implementados en regiones europeas de España (Aragón), Portugal (Coimbra) e Irlanda.

Los resultados obtenidos y las lecciones aprendidas durante el proyecto ayudarán a la implementación de una plataforma de soluciones de telerrehabilitación que puedan ser integradas fácilmente en cualquier sistema sanitario europeo. En un futuro, las aplicaciones y dispositivos que contendrá el catálogo de ROSIA serán conectadas a esta plataforma, permitiendo la integración de la comunidad y servicios de auto-cuidado en el plan de atención de cada paciente.

ROSIA pretende sentar las bases para poder ofrecer tratamientos a los vecinos de las zonas rurales creando una solución que a día de hoy no existe. Es una apuesta por la innovación que permitirá a los pacientes seguir un tratamiento desde su propia casa, supervisados por los profesionales sanitarios y apoyados por tecnología de vanguardia, abriendo nuevas vías de atención y promoviendo actividades comunitarias.

Además, el modelo value-based care de ROSIA puede también abrir la puerta a nuevos modelos de negocio e incentivos para los proveedores, mejorar la igualdad en el acceso a los recursos de rehabilitación y contribuir a la mejora de la sostenibilidad de estos servicios.

Durante todo el proceso, empresas y administraciones trabajarán conjuntamente para evaluar y validar las soluciones que permitan la prestación integral de servicios de telerehabilitación a gran escala en Europa. Es, precisamente, un modelo de desarrollo de negocio basado en innovaciones sostenibles por el que están apostando las administraciones públicas.

Cabe resaltar que ya son varias las tecnologías disruptivas como la realidad virtual o aumentada las que han permitido el desarrollo de dispositivos y aplicaciones capaces de acompañar a las personas en su proceso de rehabilitación, proponiendo ejercicios en entornos de juego, supervisando su ejecución y motivando al paciente.Sin embargo, hasta el momento, dichas soluciones están teniendo muchas dificultades para incorporarse a la cartera sanitaria de los servicios sanitarios públicos.

ROSIA busca aprovechar al máximo esos desarrollos en beneficio de los pacientes, incorporando herramientas que permitan su supervisión por parte de un profesional sanitario. En este sentido, se pretende crear un catálogo de productos y soluciones basados en tecnología que poder recomendar según las condiciones específicas de cada paciente. Esto pondrá a disposición de los usuarios dispositivos tecnológicos cuyos beneficios hayan sido probados clínicamente y, por otro lado, abrirá oportunidades a la industria europea.

Este proyecto representa a 12 socios de seis países. Además de IACS, SALUD y los dos hospitales mencionados, otras ocho entidades con perfiles complementarios apoyan el proyecto: Valde (España), Instituto Pedro Nunes. (Portugal), The Internacional Foundation for Integrated Care (Holanda), The Decision Group (Holanda), Instituto para la Experiencia del paciente (España), PPCN.xyz APS (Dinamarca) y los municipios portugueses de Penela y Soure.

ROSIA está cofinanciado por el programa H2020 de investigación e innovación de la Unión Europea.