title.site title.site

Viernes, 14 de junio de 2024

Sanidad

El Hospital Clínico de Zaragoza cuenta con un nuevo acelerador

Se ha adquirido dentro del proceso de renovación tecnológica que está llevando a cabo el Servicio Aragonés de Salud a través del Plan INVEAT

Nuevo acelerador del Hospital Clínico de Zaragoza
Nuevo acelerador del Hospital Clínico de ZaragozaNuevo acelerador del Hospital Clínico de Zaragoza

El Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza cuenta ya con un nuevo acelerador lineal en funcionamiento, con lo que se amplía a tres los equipos existentes en este centro para llevar a cabo tratamientos de radioterapia externa avanzada. La actividad asistencial con este equipo comenzó a finales de julio y paulatinamente está ampliando la atención a pacientes oncológicos. Esta nueva máquina ha supuesto una inversión de 2,1 millones de euros.

En 2022, en el Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Clínico unos 1.340 pacientes iniciaron tratamientos de este tipo, siendo los cánceres de mama y próstata las patologías más habituales, con casi la mitad de los casos totales que hay que tratar.

La jefa de sección en la Unidad Clínica Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón, Reyes IbáñezExplica qué personas pueden recibir tratamiento de radioterapia.

Este acelerador lineal se ha adquirido dentro del proceso de renovación tecnológica que está llevando a cabo el Servicio Aragonés de Salud a través del Plan INVEAT, que incluye un total de 28 equipos para toda la Comunidad Autónoma. El coste de los equipos es de 26.658.404 euros y se están invirtiendo más de 7 millones de euros en obras. De esta renovación tecnológica, más de ocho millones le han correspondido al Hospital Clínico.

Renovación en toda la Comunidad

Actualmente, en Aragón, los tratamientos de radioterapia están centralizados en el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa y en Hospital Universitario Miguel Servet, centro que cuenta con dos equipos, a los que se sumará próximamente un tercero ya instalado y en fase de calibración y pruebas. De esta forma, en pocos meses se pasará de cuatro aceleradores operativos a seis en la Comunidad Autónoma.

Además, en los próximos meses también entrará en funcionamiento el acelerador lineal que se está instalando en el Hospital Universitario San Jorge de Huesca y que será el primero en la provincia oscense.

La Unidad Clínica Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón, que presta asistencia en las tres provincias y en la que está integrada el Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Clínico, incrementará así su actividad tanto en Huesca, como en Teruel, donde está prevista la instalación de un acelerador en el nuevo hospital.

La jefa de sección en la Unidad Clínica Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón, Reyes IbáñezExpone qué es la radioterapia

El proceso hasta su puesta en marcha

Las instalaciones de radioterapia requieren de un proceso administrativo gestionado por Industria y controlado por el Consejo de Seguridad Nuclear.

Tras la decisión de su instalación por parte de la administración sanitaria, preparación de las especificaciones técnicas y asignación del equipo, después del concurso correspondiente, se debe preparar la documentación necesaria (proyecto y estudio de seguridad, reglamento de funcionamiento, plan de emergencia y programa de garantía de calidad, entre otras cosas) para que, a través de su declaración ante Industria, el Consejo de Seguridad Nuclear autorice la construcción e instalación de los equipos.

Cuando la instalación y el equipo están preparados, se procede a realizar las pruebas de aceptación del equipamiento y la verificación de la instalación, incluyendo los blindajes y sistemas de seguridad.

Antes del funcionamiento con pacientes, el Consejo de Seguridad Nuclear tiene que otorgar la autorización de puesta en marcha para lo cual uno de sus inspectores realizará una visita a la instalación para comprobar que cumple con todos los requisitos administrativos, legales y operativos necesarios desde el punto de vista de la protección radiológica.

Después, el servicio de Radiofísica Hospitalaria realizará los controles necesarios para asegurar que el equipo irradia de la manera adecuada y se comporta según lo programado en el planificador correspondiente.

A partir ese momento, comienza el proceso de tratamiento a los pacientes, que requiere de una coordinación y colaboración completa entre la Unidad Multihospitalaria de Oncología Radioterápica de Aragón y el correspondiente servicio de Radiofísica Hospitalaria. Para cada paciente, se realiza una planificación y un tratamiento personalizado buscando la mayor precisión y calidad posible.

El jefe del Servicio de Física y Protección Radiológica del Hospital Clínico, Pedro RuizIndica el proceso de instalación y explica que para paciente se realiza un tratamiento personalizado